Google+ Los Colores de la Noche: diciembre 2015
Share

viernes, 4 de diciembre de 2015

Galaxias exóticas. NGC 4567 y NGC 4568, las gemelas siamesas

NGC 4567 y NGC 4568, también conocidas como las galaxias gemelas siamesas
En el rico campo galáctico de la constelación de Virgo encontramos esta peculiar pareja que, al igual que las protagonistas de la entrada anterior, se encuentran en proceso de fusión. Son dos galaxias espirales que no presentan deformaciones ni colas de marea, lo que indica que podrían estar sufriendo su primer acercamiento. La zona de contacto, donde destaca una banda oscura de polvo, presenta una elevada tasa de formación estelar. Su distancia está estimada en unos 60 millones de años luz.
 
Tienen una magnitud aparente de entre 11 y 12, por lo que son identificables con telescopios de aficionado, mostrándose como una nebulosidad con forma de corazón (o mariposa) y brillo más o menos homogéneo y definido. 


miércoles, 2 de diciembre de 2015

Galaxias exóticas. NGC 3226 y NGC 3227

NGC 3226 y NGC 3227, dos galaxias en interacción
Seguimos con la colección de galaxias que se salen de las formas comunes, generalmente debido a interacciones gravitatorias o encuentros cercanos con otras galaxias vecinas. En la constelación de Leo, y a unos 77 millones de años luz, se encuentra esta pareja formada por una galaxia espiral (NGC 3227, arriba en la fotografía) y una elíptica enana (NGC 3226) que se encuentran en proceso de colisión.

Las interacciones entre galaxias no son fenómenos raros, y de hecho nuestra Vía Láctea acabará colisionando con la galaxia de Andrómeda antes o después. Se trata de un proceso en el que las fuertes mareas gravitatorias provocan distorsiones en la estructura de las galaxias, el colapso en grandes zonas de nubes de gas y polvo y el nacimiento de muchas estrellas masivas. Además si tiene lugar un aporte importante de materia en las cercanías del núcleo galáctico se puede formar un disco de acrecimiento alrededor del agujero negro central y la emisión de grandes cantidades de energía conforme se produce su caída, dando lugar a lo que se conoce como un núcleo activo galáctico (AGN). En este caso tenemos que tanto NGC 3227 como NGC 3226 son fuentes de radio y rayos X, y concretamente NGC 3227 ha sido caracterizada como una galaxia de tipo Seyfert

El siguiente vídeo muestra una simulación de la fusión entre la Vía Láctea y Andrómeda, pudiendo transcurrir varios miles de millones de años entre el primer acercamiento y la fusión final dando lugar a una galaxia elíptica gigante.